Gobernadores, ministros, intendentes, legisladores y funcionarios respaldaron la decisión del gobernador Axel Kicillof de pagar con recursos de la provincia de Buenos Aires el vencimiento de capital de US$ 250 millones que había intentado diferir al 1° de mayo y el anuncio de reestructurar la deuda global en divisa extranjera que agobia las finanzas del distrito.

El ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, destacó a través de redes sociales a Kicillof «por defender a los bonaerenses» y evaluó que se actuó «con responsabilidad ante el endeudamiento insostenible que dejó (María Eugenia) Vidal».

La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, escribió en Twitter que «lo que le pasa a Buenos Aires no es distinto a lo que le está sucediendo a la mayoría de las provincias argentinas, que en los últimos años muchas fueron forzadas a endeudarse en sintonía con la deuda tomada por la alianza Cambiemos».

En tanto, el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, consideró que «la decisión de Kicillof de iniciar el proceso de reestructuración de la deuda en moneda extranjera es una decisión responsable en un contexto complejo y difícil», y advirtió que mientras el mandatario «heredó vencimientos por US$ 9000 millones en cuatro años, algunos pretenden endilgarle la culpa de estas obligaciones».

Por su parte, Raúl Jalil, gobernador de Catamarca, consideró que «una situación extraordinaria requiere medidas adecuadas para defender el bienestar cada ciudadano» y dijo elogiar «la decisión y el gran esfuerzo de Kicillof para facilitar la reestructuración de la deuda que llevará adelante el Gobierno nacional en los próximos meses».

A la vez, la titular de AySA, Malena Galmarini, expuso que «la decisión del gobernador de reestructurar la deuda de la provincia y cumplir con las obligaciones, aún con esfuerzo, muestra el final de una etapa: se acabó la fiesta de la deuda y empieza una etapa de cuidado en serio de los recursos de la provincia».

Fuente: DIB