El Gobierno de la provincia de Buenos Aires excluyó a un millón de contribuyentes de Ingresos Brutos de los regímenes de recaudación, tanto en el de acreditaciones bancarias como en el de tarjetas. Esta resolución que instrumentó la Agencia de Recaudación (ARBA) será para los meses de noviembre y diciembre, e involucra a personas físicas y jurídicas que hayan facturado en 2017 hasta $2 millones anuales.

Según explicó la entidad en un comunicado, la medida de enmarca dentro de una batería de medidas para aliviar fiscalmente a las Pymes. “Las acciones de alivio fiscal abarcan ayuda financiera, acceso al crédito, incentivos productivos y asistencia impositiva. En definitiva, se trata de acompañar a los contribuyentes para que puedan atravesar las dificultades que enfrentan, poder sostener el trabajo y la producción”, destacó director ejecutivo de ARBA, Gastón Fossati. Además, destacó que esta iniciativa se suma a otra serie de medidas implementadas por la gobernadora María Eugenia Vidal para ayudar a las pymes.

De la misma manera, la medida que fue publicada hoy en el Boletín Oficial aplica el diferimiento del pago de Ingresos Brutos de los últimos dos meses del año, para más de un millón de contribuyentes, que también hayan declarado ingresos el año pasado inferiores a los $2 millones. Para todos los casos, deberán tener presentada en tiempo y forma la declaración jurada correspondiente.

Fuente: DIB