El 66% de los comercios del sudoeste bonaerense tuvieron un 2018 con caída en sus ventas mientras que 8 de cada diez atravesaron un año con dinámica negativa, al tiempo que esperan que 2019 concluya peor.

Así se desprende de un informe del Centro de Economía Política (CEPA) sobre 200 comercios de diversos rubros en las tres principales localidades del sudoeste bonaerense: Bahía Blanca, Tres Arroyos y Punta Alta. Según se detalla allí, el 66% de los comercios de esa zona señaló que durante el año pasado experimentaron una caída de las ventas en unidades. Y la gran mayoría de las ventas (37%) disminuyeron entre 20% y 30%.

Además, se destacó que el 40% de los comerciantes «atravesó una etapa de achicamiento y el 39% en una de estancamiento», lo que implica que «el 79% de los comercios de la localidad atravesaron una dinámica negativa». Mientras que sólo dos de cada diez locales experimentaron crecimiento normal y tan sólo el 2% lo hizo de manera acelerada.

A su vez, la gran mayoría de los comerciantes en la región (76%) señalaron que durante 2018 no realizaron inversiones, al tiempo que las expectativas para este año no son buenas: el 63,4% espera vender menos, mientras que el 26,7% supone que despedirá trabajadores. En este marco, el 59% de los relevados «espera que caiga su rentabilidad durante el próximo año”, y el 36% no espera realizar inversiones en sus empresas.

En cuanto a los rubros afectados, calzado y marroquinería fueron los más castigados por la caída del consumo a partir de que ocho de cada diez locales tuvieron menos transacciones. Le siguieron las de electrónica y artículos para el hogar (71,4%) e indumentaria y textil (65%).

Fuente: DIB