El Gobierno bonaerense convocó a paritarias a los gremios de docentes y estatales para el lunes 10 de febrero, en el Ministerio de Trabajo, y en las negociaciones buscará evitar la «cláusula gatillo», el esquema que acordaron el año pasado los maestros para hacerle frente a la inflación.

La convocatoria fue confirmada por fuentes del Gobierno, un día después de la polémica desatada luego de que se anunciara la postergación del pago de un retroactivo a los docentes.

La idea del gobierno de Axel Kicillof es que el ministerio de Trabajo, que comanda Mara Ruiz Malec, tome mayor protagonismo en el marco de las negociaciones paritarias y que las mismas no se centralicen solo en lo salarial, sino también en cuestiones vinculadas a las condiciones laborales y a la infraestructura.

Desde el Gobierno confían en que sueldo no es la única preocupación de los docentes. De hecho, advierten que lo primero que dijo el titular de Suteba, Roberto Baradel, cuando los docentes se reunieron con Kicillof el pasado diciembre fue «los chicos tienen hambre».

De cualquier manera, la discusión del salario no es menor y, seguramente, será difícil que las partes acuerden antes del inicio de clases, pautado para el 2 de marzo. Es que, esa negociación estará atada a la paritaria nacional y a cómo resuelvan los conflictos de deuda Nación y Provincia.

En el Ejecutivo apuestan a la buena voluntad de los gremios y al diálogo para lograr consensos, en el marco de una negociación que tendrá su primer escollo en la «cláusula gatillo». En la administración de Kicillof, como en la de Alberto Fernández, no ven con buenos ojos esta herramienta.

En este sentido, en Provincia apuntan a «desindexar» los incrementos de la inflación para que «crezca el salario real, no el nominal». Claro que para esto suceda tienen que acompañar algunas variantes macroeconómicas.

En el sector de los maestros, el pedido es claro: «Nosotros queremos que se honren los compromisos con los docentes al igual con los bonistas», subrayó hoy el secretario general de Udocba, Miguel Díaz. Y agregó: «Nosotros no podemos seguir perdiendo salario. Si es necesario que ayude Nación».

Por otro lado, la paritaria que se abrirá el lunes para estatales de la ley 10.430 es quizá más urgente: los trabajadores de la administración pública hablan de al menos unos 20 puntos perdidos por inflación en los últimos años.

Otra cuestión que deberá definir Provincia en los próximos días es el tema del bono. En las últimas semanas desde Gobernación habían señalado que la decisión ya estaba tomada y que solo restaba saber el alcance del mismo: si abarcará solo a trabajadores de la administración pública central o también a otros sectores.

Tras el pago de deuda, fuentes del Ejecutivo dijeron que ahora se «despejó el panorama» y hay «más certezas sobre sacar cálculos y comenzar a recomponer el salario de los estatales».   

Fuente: DIB