El gobierno de Axel Kicillof no pagó hoy un vencimiento de USD 111 millones y generó tensión con un grupo significativo de bonistas, que advirtió que la decisión agravará “aún más la situación financiera” bonaerense, un argumento que recibió una respuesta oficial tajante: hubo un pedido para que presenten una contrapropuesta de canje y un rechazo de que la Provincia haya entrado en default porque se sigue negociando hasta el 26 de este mes.

Luego de confirmar que, como había adelantado, no pagaría si no había un acuerdo, el equipo económico de la provincia emitió un comunicado en el que reafirmó que mantiene un diálogo abierto con los bonistas y les pidió que realicen “una contrapropuesta que sea plausible de implementar”. Entre los representantes oficiales había fastidio porque los bonistas, luego de rechazar el ofrecimiento inicial el 1 de mayo, hoy presionaron por una mejora en esa oferta a través de los medios.

Los funcionarios apuntaron de esa manera a un comunicado del Comité de Acreedores Ad Hoc, en el que se advertía que si se incumplía el pago de hoy sin haberse llegado a “una reestructuración consensuada” esa situación “agravaría aún más la situación financiera de la provincia y la incertidumbre económica” en general del país. Inmediatamente, fuentes de los mercados indicaron que se trata de un default o un default técnico, algo que la provincia negó.

“Todavía hay tiempo” para alcanzar un acuerdo  dijo el gobernador Axel Kicillof, en referencia al plazo que en principio vence el 26 de mayo para llegar a una solución consensuada. “Estamos a la espera” de una contrapropuesta “que nos permitan alcanzar esas mayorías” dijo el mandatario. En el gabinete explicaron que eso es posible porque los bonos que vencieron hoy -Par en dólares (BPMD) y en euros (BPME)- forman parte de los USD 7.148 incluidos en la oferta original.

Hasta aquí se llegó luego de una propuesta inicial hecha por el gobierno, que consistía en una quita del 55% en intereses, 7% en capital y tres años de gracia, que fue rechazada el 1 de mayo por los bonistas bajo el argumento de que fue “unilateral” e “irrisoria”. Luego, los acreedores hicieron a su vez una primera contrapropuesta, cuyos términos no trascendieron, que la administración Kicillof también rechazó por considerarla “insustentable”.

Fuentes del mercado insistieron sin embargo en que la provincia entró en default, porque venció la fecha de pago de hoy, que comenzó a correr el 1 de mayo. Kicillof hoy afirmó que “si no hay (una nueva) contraoferta” de los bonistas que permita seguir con las conversaciones “no va a haber una solución”. En su equipo agregaron “el diálogo con los acreedores sigue abierto porque creemos en soluciones consensuadas”.

Fuente: DIB