Son horas calientes para en la Unión de personal de Seguridad Privada (UPSRA) de la República Argentina. Es que su actual interventor, Patricio Lombilla, denunció amenazas en la sede del gremio y en su vivienda particular. El conflicto se originó luego de cambiar la empresa de seguridad que custodiaba el sindicato, la cual realizaba tareas de inteligencia contra la autoridad de turno.

Según denunciaron los propios empleados, la empresa de seguridad de Cristián Felice, que prestaba servicios en la sede de UPSRA realizaba tareas de inteligencia contra Lombilla. Al tener conocimiento de la situación, el interventor decidió el cambio de firma, lo que generó el hostigamiento contra el nuevo personal de seguridad y a la Secretaría.

Lejos de calmar las aguas, las agresiones fueron creciendo con amenazas a la casa del interventor y su familia, y empezaron a circular panfletos difamatorios con fotos de Lombilla y su familia. En esa línea, también comenzaron a viralizarse posteos en redes sociales para llevar adelante acciones para expulsar a Lombilla del gremio.

Allegados al actual titular de UPSRA afirman que el fin de todo esto es evitar la normalización del sindicato en las elecciones del próximo 14 de enero. Para ello, según comentaron, cuentan con el aval del ministro de Producción de la Nación, Dante Sica, como el Ministro de Seguridad de Buenos Aires, Cristian Ritondo.