El intento del Intendente de Cambiemos, Nicolás Ducoté, por detener el avance de su opositor, Federico Achával, ya es desesperado. El miedo del macrista, uno de los jefes comunales que más peligro tiene de perder su distrito en las próximas elecciones, aumenta y llega a límites inesperados. Esta vez, fue contra los carteles de vía pública de su rival.

Ya en las elecciones legislativas de 2017, y en los años que le siguieron, se habían conocido casos de aprietes y amenazas a los militantes o vecinos simpatizantes de Achával, por parte de funcionarios -o emisarios- del bloque Cambiemos. Incluso, poco tiempo antes de la votación, trascendió también el caso de un local de Unidad Ciudadana, espacio que representa el joven opositor, que fue baleada de 6 tiros en el barrio pilarense de Villa Verde.

Ahora se conoció una nueva acción: vandalismo en los carteles de la vía pública. Esta semana una foto de Achával, instalada a la altura del kilómetro 50 de la Panamericada, apareció intervenida con un manchón de pintura negra sobre la cara de quien busca pelearle la intendencia a Nicolás Ducoté. Un intento más por bajar la imagen de un dirigente que toma cada vez más fuerza en el distrito de Pilar, y que tiene un fuerte apoyo para ganar en octubre.

El jefe comunal de Cambiemos demuestra que hará lo imposible -e incluso hasta lo absurdo- por evitar que Achával siga sumando puntos. Hasta tiene amenazadas a varias instituciones locales para que no le abran las puertas a su rival, por miedo a seguir perdiendo terreno. Pero la desaprobación de más del 60% de los vecinos a su gestión, muestran que Ducoté la va a tener difícil.