El gobernador Axel Kicillof y el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, pusieron este viernes en funciones a la nueva cúpula de la Policía Bonaerense en el marco del acto de cierre del Operativo Sol 2020, donde también estuvo presente la ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic.

Berni ratificó finalmente en el puesto de Superintendente General de Policía al comisario general Daniel Alberto García, quien había quedado en ese lugar tras el retiro de Fabián Perroni, el último jefe de Policía del Gobierno de María Eugenia Vidal.

García había sido subjefe de la Bonaerense de Perroni desde mayo de 2017 y luego tomó su cargo de forma momentánea por orden del nuevo ministro, puesto en el que fue nombrado oficialmente este viernes. Antes había estado a cargo de la Superintendencia de Seguridad del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) Oeste, tras cumplir funciones en la Jefatura Departamental La Matanza.

El ministro puso también en funciones al subjefe de la bonaerense, el también comisario general Jorge Oscar Figini, nombrado como superintendente de Planeamiento y Operaciones Policiales de la fuerza.

El acto se desarrolló este viernes en la Escuela de Formación de Policía Juan Vucetich, fue encabezado por Kicillof y contó con la presencia de Sabina Frederic en un gesto de apaciguamiento tras la fuerte polémica con Berni, quien la criticó con dureza y con quien mantuvo una tensa relación desde el inicio de la gestión, lo que derivó incluso en la intervención del propio presidente Alberto Fernández.

«Venimos a pedirles que trabajen todos los días, que pongan su esfuerzo y su voluntad, y que hagan sentir a los y las bonaerenses el orgullo por su Policía de la provincia de Buenos Aires», dijo el mandatario en un mensaje dirigido a los efectivos policiales formados para el acto.

«Necesitamos que cumplan con su vocación y su deber. Necesitamos una Policía profesionalizada, jerarquizada, y ese es un compromiso de este gobernador. Equipada, formada, y ese es un compromiso de este gobernador. Pero necesitamos, además de la eficacia, una Policía decente y humanizada con una vocación profundamente democrática», cerró Kicillof.

Por su parte, Berni reclamó a los nuevos jefes policiales que realicen su tarea con «honor y lealtad» y pidió «que no se olviden que sobre sus espaldas llevan la enorme responsabilidad y el orgullo de conducir a estos 90 mil hombres y mujeres, que tienen su ámbito de trabajo en un país donde se eligen sus representantes y se respetan las decisiones de su pueblo».

El ministro dijo además que las autoridades «no fueron elegidos al azar» sino para el desarrollo de «transformaciones estructurales» para ser parte de una «Policía moderna, eficiente, creible y confiable». Y añadió: «No es un regalo es una obligación».

Asimismo, Berni decidió dedicar parte de sus palabras a los familiares del joven Fernando Báez Sosa, «salvaje y cobardemente asesinado en Villa Gesell».

Durante el acto, también se rindió homenaje a los caídos en actos de servicio y participaron del desfile, el cuerpo de Caballería y de Infantería y los grupos de las Fuerzas de Operaciones Especiales: Grupo «Halcón», la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI) y el Grupo de Apoyo Departamental (GAD).

Por otra parte, el ministro bonaerense aseguró que en el curso del mes de marzo se presentará un plan integral de seguridad para la Provincia: «Es un plan donde dialogaremos con diferentes actores, pero por sobre todas las cosas, cualquier plan es mucho mejor que no tenerlo y la Provincia hacía rato que no tenía un plan de seguridad».

Fuente: DIB