La legalización del juego online, aprobada en la Legislatura bonaerense el lunes dentro del proyecto de Ley Fiscal e Impositiva, no cayó bien en la Iglesia, que a través de un duro comunicado apuntó contra el Gobierno provincial al advertir que la norma tendrá consecuencias en las familias más humildes en el marco de la crisis económica y que convierte “a cada casa en un casino”.

En tanto, desde la administración bonaerense, que venía con buena sintonía con la Iglesia, se defendieron al enumerar una serie de medidas tomadas para combatir el juego, y argumentaron que la apuesta online es una práctica difícil de controlar y combatir, que además no tributa impuestos, lo que es “injusto” para el resto de las actividades económicas.

“Hasta ahora no ha aparecido un mecanismo sencillo de control o prohibición. Con lo cual, mientras tanto, que paguen impuestos”, señalaron desde la administración bonaerense en respuesta a las críticas de la Iglesia, tras aclarar que si existiera un proyecto que encontrara la manera de garantizar la prohibición, “sin duda tendría apoyo en el Gobierno de la Provincia”.

Entre las principales críticas a la iniciativa, desde la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones de la Conferencia Episcopal Argentina consideraron que la norma afecta en mayor medida a los jóvenes y a las familias más humildes, porque según advirtieron, “cualquier joven desde el celular podrá estar en línea con la enorme oferta que presenta el juego online” y “en medio de la crisis económica que atraviesa el país” muchas personas pueden “pensar en una posible solución mágica a su situación”.

Fuente: DIB