La futura ministra de la Mujer de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz, y su par de Salud, Daniel Gollán, confirmaron que la administración de Axel Kicillof volverá a adherir al protocolo de aborto no punible que vetó años atrás María Eugenia Vidal.

«Hay que adherir al protocolo de Interrupción Legal de Embarazo. No está en discusión, hay que cumplir lo que dijo la Corte Suprema», dijo este martes Gollan, al explicar algunas de las primeras medidas del nuevo Gobierno.

Por su parte, Díaz aseguró que «el compromiso ya es sostenido», aunque aclaró que «quizá se estudiará si se requiere alguna adecuación a la provincia de Buenos Aires, pero se hará».

Díaz, que es secretaria de Género de la CTA e integrante del Comité de las Mujeres de la Confederación Sindical Mundial Docente, analizó que es necesario avanzar en un programa «que atienda las interrupciones que actualmente son legales, para que se trabajen desde perspectiva de prevención y promoción, así como de atención primaria de la salud». Y opinó que ese enfoque «estará en las política públicas» que el gobierno entrante adoptará.

Kicillof venía analizando con su equipo el llamado «Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal de embarazo», confeccionado en 2015 por el ministerio de Salud nacional durante la gestión de Gollán, que regula la realización de los abortos no punidos por el Código Penal.

En octubre de 2016, la ministra de Salud de Vidal, Zulma Ortiz, había avanzado con la aplicación del protocolo con la firma de la resolución ministerial 2095, que fue formalmente anunciada en un comunicado oficial. Pero diez días después el Gobierno de Vidal comunicó que la medida no sería publicada en el Boletín Oficial, por lo que no estaría vigente.

En ese momento, desde la secretaría Legal y Técnica se dieron las razones de la marcha atrás y aseguraron que iban a consultar otras áreas de Gobierno. Pero esa discusión nunca llegó y el protocolo jamás entró en vigencia.

Fuente: DIB