El jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, utilizó la definición de «tierra arrasada» para analizar la situación económica y social del distrito, aseguró que habrá «problemas del cierre de caja para este año y para el pago de salarios y deuda en enero» y confirmó ayuda de Nación.

«La situación que encontramos en la Provincia muestra que las cosas no están fáciles», expresó Bianco, y se metió en la polémica en torno a los fondos con los que cuenta la gestión para hacer frente a los gastos de las próximas semanas. «Estamos trabajando para afrontar los pagos de salarios y deuda de enero, que es la prioridad que tiene (Axel) Kicillof y el equipo económico», indicó. Además agregó que el mandatario provincial «tiene diálogo con el presidente desde antes y la Nación está comprometida a darnos una mano».

Sobre los números en Provincia, que generó un cruce entre Kicillof y funcionarios salientes, Bianco recalcó El Destape Radio: «Vidal dijo que le deja a Kicillof 25.000 millones para pagar. Estamos viéndolo. Sean 25, 33 o algún número entre esos dos, no alcanza para hacer frente a las obligaciones que tenemos en enero de salario y aguinaldo».

Luego de que el gobernador dijera en su discurso de asunción que recibía la administración con solo $ 25.000 millones en la cuenta corriente de la Provincia, desde Juntos por el Cambio salieron a difundir un certificado avalado por la Escribanía General de Gobierno en el que se detalla la existencia de $ 32.400 millones. En el documento se indica que al cierre de la gestión de Vidal había $ 25.200 millones en la cuenta de la Tesorería General de la provincia y otros y otros $ 7.138 en otra cuenta del mismo organismo. También se dio cuenta de la tenencia de 129 millones de dólares.

«Se habló de que dejaban una caja de 25 mil millones de pesos. Pero el problema no es cuánto queda en la caja, sino las necesidades que hay que atender con lo que queda en la caja. Y esa cifra no alcanza ni para los próximos 30 días», advirtió el miércoles Kicillof ante la Asamblea Legislativa. Y detalló que las obligaciones básicas, entre sueldos y obligaciones de deuda suman aproximadamente $ 40.000 millones en los próximos 35 días.

Fuente: DIB