La medida se concreta luego de que la empresa haya recibido varias demandas judiciales por su mal servicio

En una nueva batalla de su guerra contra Edesur, el intendente de Lanús, Néstor Grindetti (Cambiemos), ordenó clausurar la sede que la empresa prestataria de energía eléctrica posee en Lanús Oeste, ante la insuficiencia de baños y el mal estado de los mismos, además del faltante de una alarma contra incendios y la salida de emergencia inhabilitada. 

En un operativo en conjunto entre las fuerzas públicas y de seguridad, el municipio clausuró preventivamente las oficinas comerciales de la empresa ubicada en Avenida Presidente Hipólito Yrigoyen 4636. Según informó el municipio, se registraron faltante de alarmas y la salida de emergencia inhabilitada.

El intendente de Lanús, mantiene una duro enfrentamiento con Edesur por la mala prestación del servicio. Una cruzada que llevó a la Justicia junto a otros intendentes del conurbano.

A principio de 2016, el municipio presentó una demanda colectiva acompañado por las firmas de cientos de vecinos que ratificaban los reiterados incumplimientos por parte de la empresa. La misma fue ganada en segunda instancia. Es decir que la concesionaria está obligada a cumplir con el protocolo de emergencia que exige la Justicia.

Antes de asumir en el cargo, Grindetti se reunió con el presidente de Edesur, Mauricio Bezzechieri. Dos días después de haber asumido, el intendente tuvo que capear el apagón en distintos barrios de Lanús, con más de 100 mil vecinos afectados. Allí, convocó al primer Comité de Crisis.

En enero de 2016 fue la primera presentación judicial, alojada en la Justicia de Lomas de Zamora, que falló con una multa de 200 mil pesos diario por día de corte a Edesur. La empresa apeló la resolución.

También en 2016 se dio el segundo fallo contra Edesur, esa vez de parte de la Cámara Federal de La Plata y en febrero de 2017, el caso llegó a la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires.

En 2017 se dio otro trágico capítulo de la relación con Edesur. Es cuando murieron 4 chicos incendiados en el barrio Acuba a causa del faltante de suministro eléctrico.

En enero del año pasado, los municipios de Almirante Brown y Lomas de Zamora se sumaron a la demanda colectiva contra la empresa. Y en julio de 2018, fue la diputada nacional Elisa Carrió quien intervino con gestiones ante el por entonces ministro de Energía, Javier Iguacel.