La Asociación Regional de Diálisis y trasplantes renales de Ciudad y provincia de Buenos Aires (ARD), volvió a reclamar esta semana por una deuda de 700 millones del plan Incluir Salud, y advirtió que peligra la prestación del servicio.

Desde la Asociación habían decidido cortar la prestación la semana pasada, pero desde el Gobierno se comprometieron a saldar la deuda, por lo que la medida quedó en suspenso. No obstante, los centros de diálisis aún no recibieron el pago. «Ahora IOMA argumenta que la Nación no le pasa los fondos necesarios», señalaron en un comunicado. Y ayer se movilizaron al Ministerio de Hacienda de la Nación para que libere esos pagos.

«Nuestro mayor problema es creer en lo que nos prometen. Siempre que decidimos dejar de brindar el servicio porque realmente no podemos costearlo más, nos prometen cosas que después no se cumplen», afirmó Alfredo Casaliba, presidente de la ARD. «¿Qué sector o industria puede sobrevivir con deudas de más de 6 meses, a precios de 2018 en un contexto de 50% de inflación? Nos están ahogando», señaló.

Las centros prestadores de todo el país se encargan de brindar tratamiento dialítico a los pacientes de manera permanente, en donde se utiliza material sofisticado, tanto en equipamiento, medicación y en descartables, que aseguran la alta calidad de la terapia y el sostenimiento de la salud y la vida de cada paciente.

Fuente: DIB