Cerca de la mitad de los habitantes del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) tuvo que disminuir su ración de comida por problemas de ingresos y siete de cada diez personas limitaron sus consumos recreativos. Un tercio afirma haber tenido hambre por falta de recursos económicos.

Los datos se desprenden de una medición realizada por el Centro de Estudios Metropolitanos, conformado por las universidades Metropolitana para la Educación, Arturo Jauretche y de Hurlingham, y abarcó a alrededor de 2.000 entrevistas telefónicas.

El trabajo señala sobre el crecimiento de varios indicadores del malestar social. Entre octubre del año pasado y septiembre de este hubo un incremento del 34% al 45% entre las personas que tuvieron que disminuir sus raciones de comidas.

«Cerca de la mitad de los entrevistados afirma haber disminuido la porción por problemas de ingresos. En el segundo cordón del conurbano llega al 57%», detalla el informe.

Asimismo, también hay más personas que creen que pueden perder el trabajo (pasaron del 30% al 41%), que el sueldo no les alcanza (del 47% al 60%), y que piensan que la situación económica del país es «mala o muy mala» (del 37% al 67%).

«Un tercio afirma haber tenido hambre por problemas de ingresos. En octubre de 2017 quienes contestaban afirmativamente eran el 18%. En el segundo cordón sur y oeste alcanza al 41% de los entrevistados», asegura el trabajo. 

Asimismo, señala que «siete de cada diez limitó los consumos vinculados a la recreación». Estudios Metropolitanos explicó que este es un «indicador transversal en términos etarios y geográficos» y que «la crisis del ocio atraviesa, por igual, distintos sectores sociales».

Vale señalar que el AMBA está compuesto por localidades del conurbano bonaerense y barrios de la ciudad de Buenos Aires. Esa zona concentra a alrededor del 30% de la población total del país.

Fuente: DIB