A más de cien días del cierre de las puertas de la planta de Fabricaciones Militares en Azul (Fanazul), los trabajadores despedidos decidieron permanecer en la puerta de la planta para impedir que se desmantele el lugar.

En estado de “alerta y movilización”, los ex empleados decidieron en asamblea resistir en la puerta del lugar para impedir que se retiren los camiones que, según denunciaron, llegaron desde Fabricaciones Militares con el objetivo de desmantelar la fábrica.

“Desde hace tres días comenzaron a desmontar la fábrica con personal traído de la provincia de Córdoba, llevándose toda la maquinaria. Este procedimiento va en contra de las reuniones oficiales que se están manteniendo con autoridades nacionales en vías de encontrar una solución en el corto plazo al conflicto que deja sin trabajo más de 200 familias”, dijo la titular de ATE Azul, Vanina Zurita.

Fuente: DIB