Los despedidos de Fabricaciones Militares resisten el cierre de la planta de Azul y tras ser notificados del cese de actividades han activado una serie de alternativas. Ahora buscan que el municipio comparta la administración con el sector privado y los trabajadores.

La dirigente de ATE de Azul, Vanina Zurita, aseguró que se está manejando la posibilidad de garantizar la continuidad de Fanazul con una administración compartida entre privados, el Municipio y los trabajadores.

“Estamos tratando de buscar una solución desde lo local, para ver si se puede armar un consorcio con el Municipio, los canteristas y nosotros como cooperativa”, le contó la sindicalista a la agencia DIB, tras un encuentro que mantuvo el gremio con el intendente local Hernán Bertellys.

Según Zurita, desde el Ministerio de Defensa de Nación – a cargo de Fabricaciones Militares-  dicen que “no tendrían ningún problema de ceder los activos” de la planta. En este sentido, señaló que se encuentran haciendo una “toma pacífica” en la municipalidad para plantearle al jefe comunal que realice las gestiones pertinentes.

“Es fundamental la decisión política del intendente de ponerse por delante de la situación e involucrando al Ministerio de Producción de la provincia de Buenos Aires. Vamos en esa línea para no perder la producción de la fábrica “, agregó Zurita.

Desde el cierre de la planta de Azul, los trabajadores han analizado alternativas a esta decisión. Semanas atrás viajaron a La Plata a solicitar la intervención de la gobernadora María Eugenia Vidal. En aquella ocasión, además de advertir los daños colaterales derivados del cierre, le pidieron a la mandataria provincial que el Estado bonaerense se hiciera cargo de la planta para garantizar los puestos de trabajo.

 

Fuente: LetraP