El oficialismo aceptó hoy dividir el proyecto de ley para quitar carga impositiva de las tarifas de servicios públicos para quitar un ítem que obliga a las comunas a resignar fondos, el cual será remitido a comisiones para ser evaluado por separado en las próximas semanas.

La excepción para que las comunas no paguen por ahora el costo fiscal  de la medida que lanzó la gobernadora María Eugenia Vidal el lunes, se da luego de que se confirme que el costo fiscal es de al menos $ 600 millones para los municipios del interior, que se eleva a $ 1.200 millones si se tienen en cuenta las comunas del conurbano.

En concreto, en Senadores se votará hoy un proyecto que quita de las facturas de servicios todos impuestos provinciales pero del cual se quitará un ítem  denominado uso del espacio aéreo que añadía un 6,4% al total de consumo de cada usuario, destinado al tesoro de las municipalidades que lo utilizan para saldar con las distribuidoras el costo del alumbrado público.

Fuente: DIB