El ministerio de Salud bonaerense informó que “no hay problemas con el stock” de las vacunas para la fiebre amarilla tanto en los centros de vacunación públicos como en los hospitales de la provincia, y que “por ahora” la demanda para su aplicación “es razonable”.

Es que el brote de la enfermedad en algunas zonas de Brasil, provocó que los vacunatorios colapsaran en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores, a donde durante toda esta semana pudieron verse largas colas de turistas con la intención de aplicarse la inmunización antes de visitar el país vecino. E incluso agotaron el stock en vacunatorios privados, donde la inmunización cuesta entre 800 y 900 pesos.

No obstante, la secretaría de Salud de Bahía Blanca informó ayer que no se entregarán más turnos para la vacunación y que el stock está reservado para quienes los pidieron con anticipación, según informó el diario La Nueva. En esta ciudad ya fueron aplicadas más de 2.000 dosis.

Fuente: DIB