Un total de 27 internos se amotinaron por más de 10 horas desde ayer a la medianoche en la Comisaría 3° en el partido de Merlo e hirieron a un preso, le exigieron dinero a su padre y reclamaron por las condiciones de detención, que según afirmaron incluían sobrepoblación y hacinamiento.

La revuelta comenzó anoche, pasadas las 23, en la seccional situada en en José de San Martín 2993, de la localidad bonaerense de Parque San Martín, partido de Merlo. Tras una intensa negociación con integrantes del Grupo Halcón, los cabecillas de la banda se entregaron y los fueron trasladados a otras unidades carcelarias del Servicio Penitenciario, al tiempo que se les iniciaron acciones legales.

Durante la revuelta, un preso recién llegado, identificado por las fuentes como Enrique Alfredo Arévalo, fue atacado a golpes y atado a la puerta de uno de los calabozos. De acuerdo a la versión oficial, los internos llamaron a su padre y le pidieron dinero bajo amenazas. En tanto, los internos señalaron que el recluso fue golpeado por estar vinculado a un asalto en el que fue herida una mujer embarazada.

El episodio, en tanto, derivó en reclamos por las condiciones de vivienda que incluían sobrepoblación y hacinamiento, según las denuncias de los propios reclusos y sus familiares, que se concentraron en las puertas de la comisaría.

En medio de la tensión, uno de los internos dialogó esta mañana con el canal C5N y denunció que eran 26 detenidos en un espacio que tiene capacidad para 14 y en tres celdas. “Verduguean a la familia, nos tratan como perros, pasamos hambre. No tenemos ni luz ni agua”, dijo el recluso que se identificó como Fausto.

Fuente: DIB