Encuentran militar que estaba prófugo

buscado oteroUn exsuboficial del Ejército prófugo desde hace dos años en el marco de la causa que investiga delitos de lesa humanidad cometidos por la Concentración Nacional Universitaria (CNU) fue detenido hoy en Mar del Plata y será indagado en las próximas horas.

Se trata de Fernando Alberto Otero, quien está acusado por delitos cometido por esa organización en Mar del Plata durante la última dictadura militar.

Otero, arrestado ayer en una vivienda del barrio San José de esa ciudad, era uno de los cinco prófugos, junto con Fernando Delgado, Eduardo Salvador Ullúa, Raúl Arturo Viglizzo y Beatriz Arenaza, que tenía orden de captura nacional e internacional por parte del juez Santiago Inchausti.

Según la justicia, Otero está acusado de integrar una asociación ilícita conducida por el ex fiscal Gustavo Demarchi (detenido en la cárcel de Marcos Paz) para cometer delitos como los homicidios de Enrique “Pacho” Elizagaray, Guillermo Enrique Videla, Jorge Enrique Videla, Jorge Lisandro Videla, Bernardo Alberto Goldemberg, Daniel Gasparri, Jorge Stoppani y María del Carmen Maggi.

En 1975 Otero fue contratado por el entonces fiscal Demarchi como personal no docente que cumplía “funciones de seguridad” en la Universidad Provincial de Mar del Plata.

Se desempeñó en ese puesto entre mayo y octubre. Según la investigación judicial integraba la mano de obra que integraba los grupos “operativos” de la CNU.

Otero había ingresado como suboficial del Ejército en 1967, pero cuatro años después fue condenado por un tribunal de la fuerza por atacar templos judíos junto a otros integrantes del arma. En 1973 fue liberado bajo la amnistía dictada por el entonces presidente Héctor Cámpora.

El juez Inchausti considera que existen pruebas para determinar que Otero fue parte de la asociación ilícita y tiene fuertes sospechas de que pudo haber participado de los asesinatos cometidos el 21 de marzo de 1975, cuando un grupo de la CNU decidió vengar la muerte de su líder, el abogado Ernesto Piantoni, y asesinó a los miembros de agrupaciones de la izquierda peronista.

Además los investigadores estiman que pudo haber participado del secuestro y asesinato de la ex decana de la Facultad de Humanidades, María del Carmen “Coca” Maggi, en mayo de 1975.

Otra de las pruebas que daría cuenta de las tareas que desempeñaba Otero dentro de la CNU es la condena a prisión perpetua que recibió en San Juan por el crimen del diputado sanjuanino Ramón Pablo Rojas.

Según la causa, en noviembre de 1975, Otero y otros dos integrantes de la CNU local viajaron a esa provincia con la orden de asesinar al diputado, cuyo proyecto de ley habría interferido en supuestos negociados del sindicato de vitivinicultores de la región.

Antes de morir, Rojas logró matar a uno de los acompañantes de Otero y herir al reciente detenido, quien fue condenado y pasó 15 años en prisión.

A mediados de los ’90 Otero regresó a la ciudad y en 2000 fue detenido junto al ex agente de inteligencia del Ejército Ricardo Oliveros por una presunta extorsión.

Desde que en 2010 el juez subrogante Rodolfo Pradas ordenó su detención, logró esquivar a los pesquisas pero llevaba una vida rutinaria trabajando en un campo de la zona.

Comments

comments

Leave a Reply