Se reactivan los conflictos con municipales en plena campaña electoral

Luego de agitados cierres de paritarias que en algunos casos se extendieron por varios meses, los trabajadores municipales de diversas comunas de la provincia volvieron a ponerse en el centro de la escena con renovados reclamos para rediscutir salarios, conflicto que los intendentes difícilmente puedan sortear en plena campaña electoral.

En Olavarría, el reclamo de los municipales es bien visible: levantaron una carpa frente al Palacio Comunal que ya lleva ocho días y que no desarmarán, según afirman, hasta llegar a un acuerdo salarial con el intendente Ezequiel Galli. El Sindicato de Trabajadores Municipales local pide un 30% de incremento salarial, que el jefe comunal ya advirtió que “no puede pagar”. Ayer, los trabajadores quemaron gomas y realizaron una ruidosa protesta, pero según informaron los medios locales, en las últimas horas las posiciones empezaron a acercarse.

En Coronel Pringles, en tanto, el Sindicato de Trabajadores Municipales reclamó en las últimas horas que se adelante la convocatoria a una mesa de diálogo y reapertura de paritarias que en el acuerdo inicial estaba previsto para septiembre. Mediante una nota enviada al intendente Carlos Berterret, piden que “con carácter urgente y de manera extremadamente necesaria, se convoque a la brevedad a la mesa de diálogo por la situación económica de los trabajadores”.

Cabe señalar que la mayoría de las comunas cerraron acuerdos con la posibilidad de rediscutir salarios a mitad de año en el marco de la denominada “cláusula gatillo”. “Si bien el acuerdo salarial logrado en el mes de marzo para el primer semestre, parecía justo y razonable (…) el impacto de las últimas facturas de gas y luz, entre otras, ha destruido el poder adquisitivo de nuestros compañeros”, señala el texto enviado al municipio.

En tanto, en Tres Lomas, el intendente Roberto Álvarez accedió a adelantar el 8% del sueldo previsto para el mes de agosto, para que los agentes municipales puedan percibirlo a partir del mes en curso.

Asimismo, en San Pedro, tras un aumento del 5,5% para el segundo trimestre otorgado por decreto, las dos organizaciones sindicales que representan a los empleados municipales comenzaron a reclamar por la reapertura de paritarias, así como también por la falta de indumentaria de trabajo. “Tenemos un muy buen diálogo con los empleados municipales, queremos que estén lo mejor posible pero no vamos a comprometer un peso que no tengamos en esa línea”, señaló por su parte el secretario de Gobierno Silvio Corti.

En Florentino Ameghino si bien se llegó a un acuerdo, en las últimas horas, surgieron discrepancias en torno al convenio luego de que los representantes del Sindicato de Trabajadores Municipales y delegados de UPCN, desmintieran al intendente Calixto Tellechea y a su secretario de Gobierno y Hacienda, quienes habían manifestado que el aumento era del 20 por ciento. En contraposición aclararon que después de varias reuniones se les dio un aumento del 12%, que será abonados en dos cuotas: la primera (6%), con el sueldo de agosto y el otro 6% con los haberes del mes de septiembre. Las diferencias en torno al porcentaje se dieron porque de acuerdo a los municipales el 6% entregado en enero pasado pertenecía a la última cuota de 2016 y no a la primera de 2017 como argumenta la Comuna.

 

Fuente:dib.com.ar

Comments

comments