Piden la regulación de las sedes del Mercado Central

El diputado bonaerense del Frente Amplio Progresista (FAP), Abel Buil, reclamó que se regule la puesta en marcha de las sedes del interior de la provincia. También el diputado nacional massista, Alberto Asseff, se mostró en contra de la proliferación de estos mercados con precios muy reducidos en comparación con otros comercios. 

Frente a la posible aperturas de subsedes del Mercado Central en el interior de la provincia de Buenos Aires, el diputado bonaerense del Frente Amplio Progresista (FAP), Abel Buil, le solicitó al Ejecutivo bonaerense que regule la puesta en marcha de estos establecimientos debido a las consecuencias que puede traer para el comercio local.

Luego que ya abrieran los predios de Cañuelas (sobre la ruta 205), La Plata y Tapiales y ante la versiones que el próximo será sobre la ruta 5 en Bragado o Alverti, Buil reclamó una “adecuada planificación” de las condiciones edilicias y sanitarias de acuerdo a las normas. Además pidió que “ejerzan el comercio de manera coherente con la legislación provincial o que se adecúen las normas para el funcionamiento de las mismas”.

Según explicó el legislador, la apertura de sucursales traen aparejados beneficios indiscutibles para quienes pueden acceder a la compra de algunos productos que en general tienen costos muy reducidos en comparación con los que se expenden en otros comercios, pero también genera no pocos problemas en dichas localidades y en las zonas de influencia. “De todas maneras, si dicha operativa obedece a poner al alcance de la mano de los más necesitados el alimento diario o los bienes más imprescindibles, sería prudente aceptar el grado de conflictividad con, por ejemplo, los comerciantes del lugar”, afirmó.

Además de las tres sucursales que están funcionando con gran éxito, se estudia su apertura de otras en el Gran Buenos Aires: San Martín, Ituzaingó, Tres de Febrero, José C. Paz y Lomas de Zamora. También Lincoln tiene agendada una apertura del Mercado que estará ubicado sobre la Ruta provincial 50, en un terreno que fue cedido por el municipio.

Según explicó el intendente local días atrás, esta sede tendrá un alcance regional enorme, abarcando a más de 260 mil habitantes, en unos 200 kilómetros a la redonda.

Más allá de la inquietud de los comerciantes de algunas ciudades del interior por el impacto que podrían tener estos mercados, el diputado nacional massista, Alberto Asseff, señaló en un proyecto de declaración su preocupación por la instalación en Bragado o Alverti que se hará, dijo, “sin el debido análisis ni debate ni consenso a nivel local y con los posibles riesgos para el sector comercial minorista de ambos distritos”.

Además agregó: “La verdad es que expandiendo el Mercado Central en la provincia de Buenos Aires termina destruyendo un montón de comercios y muchas fuentes de trabajo, que hoy en día son también el motor de la provincia, de toda la parte impositiva”.

Comments

comments

Leave a Reply