Aumenta el conflicto en el Provincia por el cierre de los bachilleratos para adultos

Para el Gobierno es una “reorganización de la oferta formativa para las personas que quieran retomar sus estudios”. Para los sindicatos es el cierre de ofertas para que adultos puedan terminar los estudios. Lo cierto es que los cambios dispuestos generan incertidumbre y crecen los reclamos en localidades del interior y del conurbano por el futuro de los bachilleratos.

“De ninguna manera hay cierres de bachilleratos. Lo que se busca, y fue votado en el Consejo Federal de Educación, es que los jóvenes terminen el secundario y para eso se reordena la oferta”, dijo el subsecretario de Educación provincial, Sergio Siciliano. “Los chicos menores de 18 años tienen que estar con los de su edad, y nadie se va a quedar si estudiar porque se articularán las herramientas que todos concluyan sus estudios”, agregó el funcionario.

En realidad, la luz de alarma en parte de la comunidad educativa se encendió a fines del año pasado cuando, a través de dos resoluciones, el Gobierno de María Eugenia Vidal, estableció una serie de cambios en la educación para mayores de 18 años. A partir de ahora, quienes ingresen por primera vez o reingresen al nivel secundario tienen que realizar sus estudios en la oferta educativa de la Dirección de Educación de Adultos. Mientras que los actuales Bachilleratos de Adultos, dependientes de la Dirección Provincial de Educación Secundaria, adoptarán la denominación de “Bachilleratos Juveniles” y atenderán la población comprendida entre los 15 y 17 años.

“Toman decisiones encerrados en una oficina, sin consultar a docentes y a la comunidad en general. Con esta decisión están cerrando masivamente una oferta que tiene demanda”, dijo a DIB la secretaria gremial de Suteba, Marcela Escobar. Desde los gremios se quejan que la decisión, más allá de la Resolución del Consejo Federal, se decidió implementar sin consenso. “No se puede modificar una estructura de 30 años en una semana”, aseguró Escobar.

En varias ciudades pasó que no se tomaron las inscripciones de alumnos de primer año, por lo que los de segundo y tercero que actualmente cursan en las instituciones terminarían sus estudios en un ciclo cerrado, es decir, sin ingreso de nuevos estudiantes. Una vez egresados, el temor es que los cursos cierren y docentes se queden sin trabajo y los adultos sin bachillerato. Sin embargo, Siciliano aclaró que los mayores tendrán la posibilidad de estudiar en los Centros Educativos de Nivel Secundario (CENS), a través de los FINES u otra movilidad. Y aclaró: “Muchos de los docentes son titulares, y los provisionales irán sumándose a otras instituciones. Esto no debería afectar a ningún maestro”.

Pero desde los gremios no comparten esta visión. “Pretenden que los mayores estudien en CENS. Pero resulta que hay distritos que tienen uno solo, por lo que eso complica al adulto que tiene que trasladarse en algunos casos muchos kilómetros para estudiar”, dijo Escobar.

 

Fuente: dib.com.ar

Comments

comments