Sarquis afirmó que la provincia decretó la emergencia para Junín

El gobierno bonaerense, que oficializó hoy el estado de emergencia y/o desastre agropecuario para Junín, no recibió noticias de alerta tras las lluvias que volvió a caer en la región del noroeste provincial, donde las pérdidas serían menores a los 300 millones de dólares.

Así lo indicó hoy el ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquis, quien mañana junto a la gobernadora María Eugenia Vidal se reunirá con la Mesa Agropecuaria provincial, para tratar el estado de situación vinculada a la seguridad, inundaciones e impuestos.

Sarquis indicó que tras “doce días” sin lluvias en las regiones inundadas del noroeste provincial “ayer llovieron algunos milímetros y hoy no hemos recibido parte de alerta por cuestiones climáticas” desde esta región.

Según indicó el ministro bonaerense en diálogo con radio Colonia, las pérdidas productivas por el anegamientos de campos podrían rondar “entre 250 y 300 millones de dólares, aunque quizás sea un número menor” gracias a las posibilidad que se concretaron de afrontar la cosecha gruesa o bien disponer nuevas producciones.

La provincia de Buenos Aires declaró el estado de emergencia y/o desastre agropecuario para el área de Junín, a través del decreto 206 E, que permitirá avanzar con exenciones impositivas y créditos especiales del Banco Provincia para los productores afectados.

Según datos del gobierno provincial, sólo en Junín hay unas 200 mil hectáreas, en su mayoría de pequeños productores, que sufrieron la inundación de al menos medio metro de agua y requieren la atención oficial para volver a producir.

Sarquis explicó que “la gente reacciona mal porque se da cuenta que hace treinta años que le mintieron, y nosotros no le vamos a mentir: un productor en las zonas inundadas me dijo que no podía esperar las obras ni un año más, y yo le conteste que no solo iba a tener que esperar uno sino tres años más, ya que las obras tardan”.

Desde el gobierno bonaerense se busca apurar el comienzo de las obras, cuyos contratos ya fueron firmados con tres empresas, para mejorar un total de 27 kilómetros para ampliar la capacidad del Río Salado en el Tramo 4-1.

Según lo anunciado oportunamente, estos trabajos también incluyen el reemplazo de puentes obsoletos o insuficientes para la nueva condición de diseño de las obras y el dragado lineal en las lagunas de Las Flores Chica y Grande.

“Cuando vamos a las zonas inundadas y no hay respuesta concreta que pueda satisfacer al productor inundado, es absolutamente lógico que la gente reaccione mal, ya que se le mintió durante treinta años”, explicó Sarquis.

Fuente: Agencia Diarios y Noticias (DyN)

Comments

comments