Pese a estar “complicado” por los cambios, alcalde Pro acata el achique de Vidal

“Si hay austeridad a nivel de nación y de provincia, los municipios tenemos que ir hacia esa línea de trabajo”, remarcó el intendente de General Villegas, Eduardo Campana, anticipando que se encolumnará al pedido del presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal de reducir el gasto público. Su asentimiento al ajuste que se impondrá en el segundo tramo de gestión de Cambiemos no lo distancia de las incomodidades que generan en el pago chico la desaparición del Fondo de Infraestructura Municipal y las modificaciones en el Fondo Educativo.

De origen radical, pero vidalista desde 2016 cuando anunció su pase a las filas del PRO, Campana integra la tropa de intendentes bonaerense que están al frente de distritos damnificados por la crisis hídrica desde hace más de un año y que derivó en cruces con funcionarios provinciales y sus vecinos distritales. Pese a los cuestionamientos por su accionar en las inundaciones, sobre todo por parte del sector rural de la zona, el oficialismo se quedó con el triunfo electoral al lograr un respaldo que superó el 50%.

A la luz de los cambios introducidos en la ley de Presupuesto, Campana respaldó ante Letra P la iniciativa presentada como Pacto Fiscal, donde los intendentes deberán cumplir cuatro reglas para poder continuar recibiendo asistencia del Estado bonaerense.

“Me parece que tenemos que tener una línea de trabajo. Si hay austeridad a nivel de nación y de provincia, los municipios tenemos que ir hacia esa línea de trabajo”, señaló el intendente, médico de profesión, y consideró que la incomodidad de muchos pares a la propuesta está atada a administraciones desprolijas: “Muchos municipios estaban más desordenados que otros y con una planta de personal enorme, quizá se les iba el 75%, el 80% de su presupuesto en sueldos, entonces eso lo hace inviable”.

“Tenemos que ir ajustándonos y no es que perdamos autonomía, porque en realidad podemos contratar, pero sí tenemos que ser prolijos con la administración”, lanzó, en referencia a los jefes comunales que se oponen al nuevo Régimen Provincial de Responsabilidad Fiscal.

Teniendo en cuenta que algunos intendentes, como Héctor Gay de Bahía Blanca, ya pusieron en marcha un plan de reducción de gasto, Campana anticipó que trabajará en línea con la administración bonaerense y nacional aplicando “reducción de algunas secretarías o direcciones”.

Si bien advirtió que “desde hace varios meses” no está incorporando “personal a planta permanente” y evita “este tipo de gastos en función de reducir el gasto público”, señaló que en el último año han tenido que tomar personal debido a que “mucha gente, que hacía trabajos rurales, se quedó sin su fuente laboral y tuvimos que asistirlo con trabajo y a muchos otros desde Desarrollo Social”.

COMPLICACIONES. En tanto, el villeguense no expresó el mismo asentimiento al hablar de los cambios introducidos en el Presupuesto.

Si bien remarcó “el beneficio de lo que está volcado en obras hídricas”, indicó que “está un poco complicado con los cambios en el Fondo Educativo”. En esa línea, detalló que con esas partidas en su distrito se financiaron la intervención a 42 establecimientos educativos, la construcción de una escuela diferenciada, el pago de talleres, becas y convenio por cursos y talleres con la Universidad Nacional del Noroeste (UNNOBA).

“Creo que quedan algunas charlas. Vamos a ver qué se decide desde el legislativo, porque no todo el tiempo vamos a poder hacer obras, sino darle otros destinos”, indicó en referencia a la propuesta original obligaba que a los intendentes a utilizar el 85% de los recursos en infraestructura escolar, aunque ahora avanzaría la iniciativa que indica que se baja al 40% en el caso del interior, y al 50% en el Conurbano. “Vamos a llegar a un entendimiento y un consenso, porque cada intendencia tiene una realidad diferente”, evaluó Campana.

En la línea de las preocupaciones también mencionó “el tema del fondo sojero, que parecen que van a ser desafectado, y para nosotros es importante, porque son recursos que los utiliza el municipio”

El mandamás villeguense además cuestionó la decisión de la administración bonaerense de eliminar en 2018 el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM). “Es un pedido a viva voz de los intendentes”, indicó en referencia a que espera que se revea esta medida y resaltó que la iniciativa “es muy buena práctica en el sentido que las obras bajan, se ven en las diferentes comunas y hay un control exhaustivo, porque lo chequea Infraestructura, hacemos las certificaciones y si no están las obras debidamente cumplimentado no se reciben los fondos”.

“Esperemos que aparezca una alternativa”, concluyó.

Fuente: Letra P

Comments

comments