Se negó a declarar el acusado del crimen de Abril Bogado

José Edgardo “Pepito” Echegaray, acusado por el crimen de la niña Abril Bogado, asesinada el domingo durante un intento de robo en la localidad de Ringuelet, se negó a declarar hoy ante la justicia, informaron fuentes judiciales.

El imputado fue llevado ante la fiscal Virginia Lacki, quien tenía previsto tomarle declaración indagatoria, pero el acusado hizo uso del derecho de no hablar.

El hombre de 32 años está detenido por tres delitos: resistencia a la autoridad y portación ilegal de arma de fuego, cuando fue demorado el lunes, y homicidio por la muerte de la menor Bogado, durante el intento de robo del domingo pasado.

La carátula es por “uso de arma en grado de tentativa” y “robo calificado, homicidio criminis causa y portación de arma de guerra”, todo agravado por poseer antecedentes condenatorios y por actuar junto a un menor de edad.

Echegaray tiene antecedentes y estuvo condenado por tentativa de homicidio, pero quedó libre en 2015, antes de cumplir la pena, por decisión de la justicia de Ejecución Penal de La Plata.

El imputado fue dado de alta ayer por la tarde tras permanecer internado en el Hospital San Roque de Gonnet luego de haber sido herido de bala en una pierna por la policía al momento de la detención, y hoy, tras negarse a declarar, quedó preso en la Unidad 22 de esta ciudad.

El hombre y un menor de 17 años son los principales sospechosos del crimen de Abril, de 12 años, asesinada la madrugada del domingo delante de sus padres cuando intentaron robarles el auto en el que se trasladaba la familia.

En tanto, el Ministerio de Seguridad bonaerense dispuso hoy un refuerzo policial para esta capital, tras registrarse en los últimos días varios hechos de inseguridad, entre ellos el crimen de Abril.

La medida, según indicaron fuentes policiales, contempla “una serie de operativos en diversas regiones de la ciudad de La Plata y alrededores para garantizar la prevención del delito” y contará con la participación de 115 efectivos asignados a esa tarea.

Asimismo, se precisó que “se trata de un refuerzo en seguridad complementario al trabajo que realizan otros grupos de policías provinciales, es decir, que no afecta a los operativos cotidianos que se llevan a cabo en toda la localidad”.

Los 115 policías instrumentarán “un dispositivo de prevención en puntos dinámicos de la ciudad”, donde llevarán a cabo tareas de “interceptación, identificación y validación de documentación portante”, agregaron los voceros.

El refuerzo está compuesto principalmente por personal de la Superintendencia de Seguridad Vial, Infantería, Caballería, de la Superintendencia de Comunicaciones y del Grupo UTOI, además de otras reparticiones policiales que prestan colaboración en la tarea.

Fuente: Agencia Diarios y Noticias (DyN)

Comments

comments