Crisis de transporte en Gesell: Nación no gira los subsidios y continúa el paro

Desde hace una semana el servicio de transporte en el distrito costero de Villa Gesell está paralizado. Los choferes reclaman por salarios atrasados y el empresario responsabiliza al gobierno nacional por un corte en la cadena de pagos de subsidios. Tras una reunión con concejales, el intendente kirchnerista Gustavo Barrera intimó a la compañía a restablecer el servicio o, de lo contrario, se rescindirá el contrato. En el medio, el arco político resiste la alternativa propuesta de la UTA de imponer una empresa marplatense.

El conflicto con los choferes de la empresa de transporte “Último Querandí” no concluye, afectando a una gran cantidad de usuarios del distrito de Villa Gesell. Tras varias imprecisiones, el municipio pudo corroborar irregularidades en el pago de subsidios a la empresa por parte del Ministerio de Transporte de la Nación, conducido por Guillermo Dietrich.

“Desde la subsecretaría de Transporte de la provincia de Buenos Aires nos prestaron colaboración y nos confirmaron qué es lo que Nación había pagado, porque nadie nos informaba si era cierto lo que el empresario estaba argumentando”, señalaron fuentes del municipio a Letra P ante las explicaciones del dueño de la compañía por el reclamo de los choferes. En ese sentido, la misma fuente apuntó contra la directora nacional de Gestión de  Fondos Fiduciarios, Gabriela Winnik, por “negarse sistemáticamente a dar informaciones sobre la situación”, aun cuando el Concejo Deliberante había dado curso a pedidos de informes en ese sentido.

En esa línea, confirmaron a este portal que el intendente Barrera viajó a Capital Federal a intentar reunirse con el ministro Dietrich, pero este no lo recibió. “En nación y en provincia están notificados del conflicto, pero parece que no hay interés en resolverlo”, indicaron desde el municipio.

En las últimas horas el jefe comunal se reunió con el cuerpo de concejales, oficialistas y opositores, y se acordó que si este jueves no hay conciliación en la audiencia prevista en el Ministerio de Trabajo entre representantes marplatenses de la Unión Transviarios Automotor (UTA) y El último Querandí, de manera de garantizar el servicio, se procederá a rescindir el contrato de concesión.

En esa línea, además, el intendente solicitó al Concejo Deliberante una sesión extraordinaria para el martes próximo a fin de declarar la emergencia en el servicio de transporte público de pasajeros para el partido de Villa Gesell. El proyecto tiene por objeto dotar de facultades al Departamento Ejecutivo que le permitan avanzar en una contratación directa, salvaguardando los derechos de todos los usuarios, y dispone la protección de los trabajadores afectados por la empresa Último Querandí SRL, según publica El Fundador.

En el medio de los acuerdos a los que ha arribado el oficialismo y la oposición, también han coincidido en resistir la alternativa propuesta por la UTA de que la empresa marplatense 25 de Mayo sea la que se haga cargo del servicio. Semanas atrás, el cuerpo de concejales y Barrera emitieron un comunicado en el que responsabilizaron al gremio por la situación caótica que están atravesando los pasajeros.

Desde aquel distrito, responsabilizan a Cambiemos por la continuidad del conflicto. “Sabiendo lo que ocurre no están interviniendo”, indicaron y agregaron: “Hablan de las peleas contra las mafias y no interceden en estas situaciones digitadas por la UTA, que en términos operativos las sostienen”.

“Es llamativo que en los distritos de la costa donde no está la UTA  se cortaron los subsidios”, indicaron, dado que tienen pocos afiliados en Gesell. “Parece que de fondo hay una intensión para que todo explote en un contexto electoral y para que este gremio comience a operar acá”, remarcaron desde aquel distrito costero, a la espera de que la nueva audiencia de conciliación le ponga punto final a la paralización del servicio.

Fuente: Letra P

Comments

comments