En un contexto de retracción, Vidal esquiva los recortes de fondos para obras

Buenos Aires viene esquivando los recortes que el gobierno nacional comenzó a aplicar, incluso antes del pedido de auxilio al FMI, a los fondos destinados a obras públicas en las provincias: en el primer trimestre de 2018 vio aumentadas en un 6% las transferencias de capital, frente a un recorte promedio cercano al 20%.

El dato surge de un estudio de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) en base a la ejecución presupuestaria del Gobierno nacional en los tres primeros meses de este año. Según este análisis, en el período señalado las transferencias de capital a las provincias se derrumbaron un 20% con relación al 2017. Esto, sin contar con que el índice de precios se disparó un 25% en el mismo lapso de tiempo, lo que profundiza aún más el impacto del recorte.

Frente a este panorama general, la provincia de Buenos Aires terminó relativamente indemne: recibió en el primer trimestre $ 5.096 millones, contra los $ 4.785 que Nación le había girado el año pasado. El saldo a favor del gobierno bonaerense fue, entonces, del 6,45%, aunque si se tiene en cuenta la inflación, también la cuenta pasa a estar en rojo.

Claro que si se tiene en cuenta el contexto, los números no son tan malos: la administración Vidal recibirá este año $ 20.000 millones extra de coparticipación gracias al Pacto Fiscal firmado el año pasado, que eliminó el Fondo del Conurbano (y su tope) y redistribuyó la masa de recursos federales, favoreciendo a la Provincia.
Fuente: DIB

Comments

comments