“Un compañero me decía el otro día que al peronismo le había ido excelente en las elecciones: que sacamos el 54%, lástima que fuimos separados en tres listas. La ecuación matemática es fácil de entender y resolver. Lo difícil es la ecuación humana” reflexiona el intendente de Merlo y jefe del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, en la entrevista que publica este miércoles el diario La Nación.

El jefe comunal del conurbano, que tuvo su paso por el Frente Renovador deSergio Massa, siempre se mostró atento a la apertura partidaria, especialmente luego de la derrota electoral de 2017, y el avance de Cambiemos.

“El peronismo puede albergar a sectores del Frente Renovador, incluso Sergio Massa, o de Cumplir, incluso Florencio Randazzo, con los movimientos sociales y la CGT” asegura sobre el futuro de la oposición.

Aunque diferencia en esto a la ex Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, “hoy Cristina está trabajando en Unidad Ciudadana y nosotros, en el PJ. En las últimas charlas que tuvimos Cristina nos dijo que está interesada en profundizar la construcción en Unidad Ciudadana porque no cree que sectores independientes puedan confluir en el PJ”.

Si bien Menéndez fue uno de los tantos intendentes peronistas que acompañaron a la actual senadora nacional en el frente Unidad Ciudadana, su mirada sobre la ex mandataria no resulta tan alentador.

“Cristina sigue siendo la dirigente del peronismo que tiene mayor adhesión popular. Pero perdimos en 2017, 2015 y 2013. Quiere decir que la figura de Cristina, por sí sola, no alcanza para volver a ganar una elección” asegura el intendente.

Para el peronismo la gran batalla será el 2019, cuando se renueven las autoridades del Poder Ejecutivo, y en este sentido, el jefe del PJ evalúa que “en términos médicos el diagnóstico es malo: desconexión, shock emocional, peleas intestinas, falta de liderazgos emergentes. El pronóstico es alentador porque las derrotas suelen ser grandes maestras”.

Y aclara que “el peronismo siempre tiene vocación de poder y capacidad de supervivencia. Nos mataron mil veces y estuvimos peor que ahora”.

A mediados del año pasado, en plena campaña electoral, Menéndez fue uno de los intendentes que se animó a mostrarse con el senador nacional, y enemigo interno de CFK, Miguel Ángel Pichetto

Ahora, ya posicionado como nuevo conductor del peronismo, sostiene esa posición, y defiende a los gobernadores y legisladores que votaron las leyes pedidas por el Presidente, Mauricio Macri.

“Si yo al compañero legislador que es conducido por un gobernador lo tildo de traidor por votar distinto, conspiro contra la posibilidad de construir. Hay que entender al hombre y sus circunstancias. Por eso estamos consultando a los gobernadores. Saber a dónde le ajusta a cada uno el zapato” afirma.

Consultado sobre el gobierno nacional y provincial de Cambiemos, Menéndez indica que “estamos frente a una gestión presidencial que está lejos de ser buena. Y la gestión provincial no arranca. Ahora, María Eugenia (Vidal) está pasando un gran momento con la gente. Está angelada, genera esperanza, la gente le cree. Tiene un discurso y una mirada social diferente del gobierno nacional, pero ha tenido dificultades para motorizar su gobierno. Macri, además, tomó decisiones injustificables, como cargar el ajuste sobre los jubilados, los ex combatientes o la AUH”.

Y frente a la pregunta sobre si el peronismo podrá ganarle a Vidal en 2019, el intendente responde “muchos decían que Napoleón, Alejandro Magno o Darío el Grande jamás iban a perder una batalla. Si no mejoran la gestión, si no elevan la puntería, en algún momento van a sufrir un desgaste”.

Fuente: Letra P