El gerente de la cerámica Valle Viejo, Augusto Colombo, le envió una carta a la gobernadora María Eugenia Vidal en la que le pide ayuda para evitar el cierre de la empresa ubicada en la localidad bonaerense de Azul, que emplea a 67 trabajadores y que tiene una antigüedad de 60 años en ese distrito.

En la misiva, Colombo describe la profunda crisis financiera y económica en la que se encuentra la empresa que produce ladrillos cerámicos huecos, como consecuencia de “una drástica caída en las ventas” y de “los incrementos sustanciales en los costos de producción”, principalmente del gas y la energía eléctrica, que según describe “son imposibles de ser trasladados a precios”.

En el texto enviado a la gobernadora, el empresario señala que el problema central radica en la deuda que la cerámica mantiene con la empresa Camuzzi gas pampeana, ya que cuenta con pocos días para regularizarla, además de la falta de carros en el secadero que limita la capacidad productiva, que al momento está en el 45% de la capacidad instalada.

Fuente: DIB