Las negociaciones salariales ya comenzaron en la mayoría de los municipios bonaerenses, y mientras que en muy pocos casos los intendentes se mueven de ofrecimientos que rondan el 15% de aumento en sintonía con el Gobierno provincial, desde los gremios reclaman subas que oscilan entre el 20% y el 25%.

Lejos de un acuerdo, las ofertas de los jefes comunales –en su gran mayoría de Cambiemos- van en línea con la propuesta salarial que el Gobierno provincial presentó a los gremios docentes en las dos mesas técnicas salariales celebradas hasta ahora.

En este contexto, a principios de este mes, los intendentes del Frente Renovador –Necochea, Chascomús, Chivilcoy, Tigre, San Fernando, General Pinto, General Alvarado, Monte y San Andrés de Giles- comunicaron que las ofertas en sus distritos serán de entre 15% y 20% con la inclusión de la cláusula gatillo. Mientras que otro que buscó diferenciarse fue el jefe comunal de Ensenada, el kirchnerista Mario Secco, quien a fines del año pasado anunció que en su distrito el aumento sería del 25%.

No obstante las excepciones, las negociaciones comenzaron con fuertes distancias en los números, debido a que en Cambiemos difícilmente se salen del libreto. “Según lo que trascendió, probablemente (los gremios) van a solicitar algo parecido al 20%, mientras que nosotros vamos a trabajar con los recursos que tenemos dentro de una pauta más parecida al 15%”, dijo el intendente de Pilar, Nicolás Ducoté.

Asimismo, en Azul, el Ejecutivo ofreció el 15% en cuatro cuotas, pero los tres gremios municipales la rechazaron, y mientras que desde el Sindicatos de Obreros y Municipales del Partido de Azul (Soempa) pidieron un 20% más cláusula gatillo, desde el Sindicato de Trabajadores Municipales de Azul (SMTA) reclamaron que el acuerdo sea semestral.

En tanto, uno de los conflictos más resonantes se da en Quilmes, donde pese a la seguidilla de paros, el intendente Martiniano Molina se mantiene firme en la decisión de otorgar un 15%, mientras que desde ATE solicitan un 24%.

Mientras que en Luján, si bien no comenzaron las negociaciones, desde el Ejecutivo local, adelantaron: “Es muy probable que nosotros llevemos a la mesa de negociación salarial la misma oferta salarial que hizo la provincia de Buenos Aires. Llevándolo a los números esto es el 15 por ciento”.

En Patagones, los trabajadores realizan una retención de servicios desde este lunes, tras considerar “insuficiente” la oferta de 15% en tres tramos, que según aseguraron implica un incremento de unos 250 pesos por mes.

Asimismo, los municipales de Pergamino rechazaron la segunda oferta salarial del Ejecutivo de un 13% en dos tramos, con cláusula gatillo. Y en Junín el Gobierno espera una respuesta de los gremios tras realizar una segunda oferta del 15% en tres tramos.

En Trenque Lauquen, el Sindicato de Trabajadores Municipales acercó en las últimas horas el pedido formal al Ejecutivo que consta en un 25% de aumento sin cláusula gatillo, a la espera de la respuesta del jefe comunal, Miguel Fernández.

Fuente: DIB