El organismo le formuló cargos por más de $15 millones por irregularidades detectadas sólo en su primer año de gestión. Tendrá que pagar una multa de 60.769 pesos.

El intendente de Mar del Plata, Carlos Fernando Arroyo(Cambiemos) no sólo afronta un 2018 complejo en materia política, con una gobernadoraMaría Eugenia Vidal que ya le instaló el candidato a destronarlo en 2019 –Guillermo Montenegro-, sino que también le afloran problemáticas en materia administrativa. En cuando a esto último, el Tribunal de Cuentas bonaerense recientemente sancionó al hombre del piloto azul por irregularidades detectadas durante su primer año de gestión.

Según detalló el diario La Capital, el organismo formuló cargos al intendente por más de $15 millones, mientras que, en un plazo de 90 días deberá depositar en el Banco de la Provincia de Buenos Aires $60.769, correspondientes a la multa que se le ha aplicado. También recibieron multas varios miembros del gabinete municipal, la mayoría de los cuales ya han sido notificados.

La sentencia del tribunal falló severamente acerca de compensaciones de partidas mal efectuadas, compras que no siguieron los procedimientos que marcan las normas, falta de transparencia y desprolijidades de todo orden.

Se destacan pagos y ampliaciones contractuales a la empresa proveedora de las cámaras de seguridad, cuyo cargo es el más alto e importante. Pero también la mala aplicación del programa Mejor Vivir, que es un programa nacional que financia la Nación y donde el “equipo” municipal sólo tenía que cumplir su parte: aplicarlo bien.

También, el Tribunal encontró serias deficiencias en las facturaciones del estacionamiento medido y errores (como mínimo) en razones sociales.

Las compras de guardapolvos hechas en favor del Sindicato de Municipales (que el Tribunal de Cuentas encontró “desleal”) y los $85.020,77 que se pagaron por el desarrollo de un prototipo de una silla anfibia (resulta curiosa al menos la iniciativa en virtud de que ya existen las sillas anfibias en el mercado y desde hace años) son otros de los motivos por los que el intendente deberá responder patrimonialmente. Salvo que en las apelaciones -que se descuenta que hará- logre revertir en parte el fallo actual.

 

Fuente: LetraP