El presidente, Mauricio Macri, firmó hoy un decreto que modifica la composición de la mesa nacional en la que se discute el convenio marco de la actividad docente: desde las condiciones laborales hasta el calendario educativo y el salario mínimo.

Con este cambio de reglamentación de la Ley de Financiamiento Educativo, en los hechos, se le quita poder de negociación a Ctera. Es que esa normativa es la que establece la convocatoria a la llamada “paritaria nacional”, la misma que dio origen al largo conflicto docente del año pasado, ya que los gremios reclamaban esa instancia para después negociar en cada provincia.

Puntualmente, el decreto cambia el criterio para repartir los lugares reservados a los gremios en esa mesa de negociación. Con la modificación se pasa del actual esquema proporcional, vinculado con la cantidad de afiliados de cada gremio, a la representación pareja, con un representante por sindicato docente, sin importar el peso específico de cada organización.

En el actual reparto proporcional, Ctera tiene cinco lugares y los otros cuatro gremios con representación nacional (UDA, Sadop, CEA y AMET), uno cada uno. El decreto modifica uno anterior, firmado por Néstor Kirchner en 2007, que reglamentó la ley de financiamiento educativo (26.075). Pero además, el decreto de Macri establece que ahora no serán cinco sino cuatro los gremios nacionales que discutirán con el Gobierno: quedará afuera Sadop, que representa a los maestros de escuelas privadas.

En los hechos, la reforma busca licuar el poder de Ctera, que representa a más del 70 por ciento de los maestros de todo el país, y cuya capacidad de presión es clave para definir el éxito o fracaso de los paros docentes. Ctera hoy está alineada con la CTA más kirchnerista, conducida por el diputado nacional de Unidad Ciudadana, Hugo Yasky.

 

Fuente: dib.com.ar