La intervención del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) despegó a la senadora nacional Gladys González del escándalo por el nombramiento de la empleada doméstica del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en esa entidad gremial, de la que la legisladora fue interventora. “No tuvo nada que ver con la designación”, dijeron fuentes oficiales.

“Gladys renunció a la intervención el 22 de febrero de 2017 y Sandra Heredia (la mujer que trabajaba en una quinta de Triaca pero cobraba parte de su sueldo por un contrato en la intervención del SOMU y otra parte en negro) fue designada los primeros días de abril”, señalaron.

Fuente: Letra P