El ex gobernador Daniel Scioli y quien fuera su ministro de Salud, Alejandro Collia, fueron imputados y citados a prestar declaración indagatoria por el fiscal platense Álvaro Garganta, en el marco de la causa iniciada a partir de una denuncia de Elisa Carrió en la que se investigan supuestas irregularidades en la adjudicación de obras.

En concreto, Garganta puso la lupa sobre la construcción de ocho Unidades de Pronta Atención (UPA) en distintos puntos de la provincia de Buenos Aires, para las que el Gobierno destinó en su momento más de 117 millones de pesos.

De acuerdo a la resolución a la que accedió DIB, las audiencias no sólo incluirán a Scioli, actualmente con fueros por ser diputado, y Collia, sino también a Ricardo Miller, Gerardo Pérez (Subsecretario Administrativo del Ministerio de Salud Bonaerense), Ana Beatriz Priolo (Directora General de Administración) y Matías Alcade (Director de Contabilidad), y se realizarán los primeros días de mayo. Mientras que Scioli deberá hacerlo el día 3 de mayo, Collia un día anterior.

De acuerdo al dictamen, existen “indicios vehementes” que entre los años 2011 y 2015, Collia, influido por Scioli, adjudicó de manera irregular la realización de nueve obras públicas por más de 117 millones de pesos, consistentes en la construcción de ocho Unidades de Pronta Atención (UPA) y la ampliación de una de ellas, todas en favor de la empresa Miller Building International SA, “con motivo de la relación personal y comercial que el gobernador mantenía con su presidente y accionista mayoritario, y además, por las dádivas que el primer mandatario percibía de éste por su rol”. Las UPAs en cuestión son las de Almirante Brown, Lezama, Hurlingham, José C. Paz, Moreno, tres de Febrero, Mar del Plata, Zárate y Los Hornos.

Fuente: DIB