Buenos Aires fue una de las administraciones más beneficiadas por el nuevo reparto de la Coparticipación, que se estrenó el mes pasado tras la aprobación del nuevo Pacto fiscal, que eliminó el Fondo del Conurbano y dispuso un nuevo modo de reparto de ese dinero, que desde 1996 había perjudicado a la provincia.

Según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) basado en los datos de la Coparticipación de enero, ese mes el gobierno bonaerense recibió un 50,5% más de recursos, y solo fue superado por la Ciudad de Buenos Aires, que incrementó sus recursos en un 60%.

El Pacto Fiscal, firmado por todas las provincias a excepción de San Luis, modificó sustancialmente el modo de reparto de los recursos. El punto principal fue la eliminación del Fondo del Conurbano, cuyo tope impuesto a Buenos Aires dejaba a la provincia muy retrasada respecto al resto de las jurisdicciones.

Fuente: DIB