En un contexto de creciente tensión paritaria con la administración vidalista, el titular del Suteba, Roberto Baradel, será uno de los referentes gremiales de la provincia de Buenos Aires que marchará este miércoles en el marco de la manifestación convocada por Camioneros. “Va a ser una movilización multitudinaria, vamos a ir muchos organizados pero también van a ir muchos ciudadanos por su cuenta para expresar el descontento a las políticas económicas, sociales, laborales que está aplicando este Gobierno y por las cuales nos vemos afectado muchísimo”, expresó en declaraciones a Radio Con Vos el gremialista docente y también líder de la seccional bonaerense de la CTA de los Trabajadores. En la órbita del sindicalismo provincial, también se plegarán municipales, judiciales, médicos, gráficos, entre otros.

En línea con lo expresado por Hugo Yasky, quien advirtió que se avanza hacia la conformación de “una nueva CGT”, Baradel observó: “La conformación de una nueva confluencia sindical en la Argentina creo que a partir de hoy empieza a tomar forma con gremios de la CGT, con las dos CTA, con gremios de la corriente federal y con organizaciones sociales”.En el Frente de Unidad Docente Bonaerense, tanto Suteba (CTA), como Udocba (CGT) y Sadop (CGT) van a movilizar, mientras que la FEB no se ha expedido y AMET y UDA no se plegarán. En éste último gremio, su titular, Sergio Romero, justificó la ausencia con cuestionamientos: “No hay que politizar el reclamo legítimo de los trabajadores. Cuando se mete la política en el medio se desprestigia el reclamo y mucho menos personalizar por cuestiones personales”. Consultado al respecto, Baradel descomprimió: “Respetamos la diversidad”.

En tanto, y sobre la discusión paritaria con la gestión de María Eugenia Vidal –que se retomará este jueves– el líder del Suteba consideró que “depende del Gobierno” el avance de las negociaciones que por el momento se encuentran trabadas ante una oferta del 15% de aumento sin cláusula gatillo que fue rechazada por los docentes: “Tendría que haber una expectativa inflacionaria más real en la discusión y contemplar la cláusula gatillo. Si el Gobierno tiene voluntad de negociación como tuvo el primer año de su gestión en 2016 o en la última etapa del conflicto tan duro del año pasado, no hay inconveniente, encaminamos todo en el marco de la negociación. Ahora, si tienen la misma actitud de principios del año pasado, de querer imponer, no lo vamos a aceptar de ninguna manera”, apuntó.

Volviendo a la marcha de este miércoles convocada por el moyanismo, Baradel consideró que “el ataque a Pablo Moyano” en la esfera judicial “empieza después del 29 de noviembre cuando hubo una movilización de casi 300 mil personas que convocó las dos CTA, Camioneros, la corriente federal en contra de la reforma laboral. Antes, desde la mirada del Gobierno, parecía un aliado y no había ningún inconveniente. A partir de ahí, empieza la persecución y los ataques”.

 

Fuente: LetraP